Cómo iniciar sesión en Hotmail

El inicio de sesión de Hotmail es muy simple, tanto que cuando lo hacemos habitualmente se convierte en algo automático. Sin embargo, hoy queremos repasar uno por uno todos los pasos a seguir para iniciar una sesión en nuestra página de Hotmail, para ver cuáles son las opciones que tenemos cuando entramos en nuestro correo.

Evidentemente para iniciar sesión tenemos que contar con una cuenta de usuario de Hotmail. En caso contrario necesitaremos crearnos una.

1. Abrir el navegador

No importa el navegador que utilicemos, ya que Hotmail funciona igual de bien en todos ellos. Podemos tener guardada en nuestra barra de favoritos la dirección de Hotmail (ahora Outlook) y accederemos más deprisa a la página. Si no, tan solo tenemos que teclear en la barra de direcciones la página de inicio de Hotmail.

2. Acceder a la página de inicio de sesión

Cuando lleguemos a la página de inicio de sesión se nos pedirá nuestra dirección de correo electrónico, incluyendo la extensión (lo que hay detrás de la arroba @). Es importante escribirlo todo bien porque de lo contrario recibiremos un mensaje de error.

En una segunda caja de texto tenemos que introducir nuestra contraseña. Debe ser exactamente la misma que cuando creamos nuestra cuenta, incluyendo las mayúsculas y los símbolos con los que mejorar la seguridad.

Bajo las dos cajas de texto encontramos una casilla que está desmarcada por defecto. Si la marcamos podremos mantener activa nuestra sesión aunque cerremos la ventana del navegador. Así si necesitamos volver tan solo con abrir de nuevo la ventana accedemos directamente a nuestra cuenta sin necesidad de volver a iniciar sesión.

3. Iniciar la sesión

Pulsamos en el botón azul que hay debajo del todo y entraremos a nuestra cuenta de correo Hotmail, donde tendremos guardados los mensajes que conservamos, así como las nuevas notificaciones que nos hayan llegado y que no hemos abierto aún.

Abrir Hotmail

4. Cuando hay problemas de acceso

Si hubiera problemas de acceso por algún motivo, como olvidar la contraseña por ejemplo, disponemos de una opción con la que se puede solucionar cualquier incidencia. En esos casos el programa nos permite acceder a la opción “¿No puedes acceder a tu cuenta?”, en la que nos enviará un enlace de recuperación a nuestra dirección de correo electrónico alternativa o a nuestro teléfono móvil, donde recibiremos una contraseña nueva después de pasar los filtros para demostrar que somos los dueños de la cuenta.

Por ello es importante que al haber creado nuestra cuenta Hotmail hayamos insertado al menos una de las dos opciones; de lo contrario podríamos tener graves problemas si no conseguimos iniciar sesión en nuestra cuenta Hotmail.

También podemos encontrar una alternativa diseñada para cuando necesitamos consultar nuestro correo desde un ordenador compartido o un equipo que no es nuestro. Se trata de la opción Iniciar sesión con código de un solo uso, en el que nos pedirá nuestro número de móvil directamente y podremos entrar como normalmente lo hacemos, con la diferencia de que una vez cerrada la sesión esa contraseña ya no servirá.